AKKA Spain impulsa un cambio en la industria 4.0 con su proyecto de realidad aumentada en las líneas de producción

La compañía acaba de presentar un nuevo proyecto de realidad aumentada que conseguirá fábricas inteligentes. Se trata de una solución que consiste en proyectar sobre una superficie aquellos elementos virtuales que se consideran necesarios para la operativa del trabajador de la línea para ayudar en el proceso de montaje de una manera muy visual, ágil y sencilla.

Si echamos la vista atrás hasta 2011, inicio de la industria 4.0, muchos pensaban que la realidad aumentada sería algo parecido a lo que veíamos en las películas de ciencia ficción.

Más de diez años después, la realidad aumentada es un hecho. Desde AKKA Technologies somos conscientes de su repercusión y por eso buscamos implementar esta tecnología en soluciones que conduzcan a procesos de transformación digital dentro de la industria.

Hemos apostado por el uso de este recurso tecnológico para aplicarlo en un proceso de montaje a lo largo de una línea de fabricación industrial, creando una experiencia interactiva con el usuario a través de la combinación de elementos virtuales proyectados sobre el espacio físico disponible en la propia línea.

Esta interfaz de realidad mixta permite guiar al operario a lo largo del flujo de montaje de un determinado producto, con lo que se consigue reducir el tiempo de fabricación, se estandariza el proceso de producción y se reduce la tasa de errores humanos.

Así, su implementación supone la asistencia visual continua para el operario, con impacto inmediato en factores como la calidad, la capacitación del personal y la productividad de la línea.

Esta solución basada en realidad aumentada destaca por su sencillez, convirtiéndose en el elemento perfecto para integrar y colocar a las líneas de montaje convencionales. Es el futuro de las fábricas inteligentes.

La realidad aumentada es la combinación de elementos virtuales (ficticios), con el mundo real, y todo ello lo vemos superpuesto a través de una interfaz gráfica (móviles o tablets es lo más común).

Una solución que aúna digitalización e innovación

Marcos Martín Ugena es consultor de ingeniería en AKKA Spain. Así explica los orígenes de este proyecto, que presentamos en la pasada edición del AKKA Digital Summer: “Queríamos llevar a cabo una transformación digital en una línea de producción convencional, integrándola en el concepto de industria 4.0. Nos propusimos el reto crear una solución que aunara digitalización e innovación y sirviera de precedente futuro para un cambio en el modo de fabricar. Las líneas de producción actuales cuentan con un cierto grado de optimización y eficiencia, pero siempre hay cabida para mejorar la robustez y fiabilidad del proceso. Teniendo en cuenta esto y sin perder de vista el objetivo de modernizar/digitalizar el proceso de montaje, escogimos la tecnología de la realidad aumentada como pilar principal de la solución”.

En este proyecto se ha usado el recurso tecnológico del guiado de luces (Light Guide System), de modo que haciendo uso de un par de proyectores industriales es posible proyectar sobre una superficie aquellos elementos virtuales que se consideran necesarios para la operativa del trabajador de la línea. “De este modo, proyectamos de manera ‘aumentada’, sin necesidad de dispositivos wearables, las instrucciones de montaje en cada puesto de la línea y guiamos al operario a lo largo del proceso de fabricación. Se le indica qué piezas ha de coger, verificando que ha cogido la pieza correcta y corrigiéndolo en caso contrario, se le indica el orden de montaje y cómo se ha de montar a la vez que se observa el producto con vistas explosionadas en 3D, facilitando la labor del trabajador”, explica Martín Ugena.

Esta solución supone una asistencia visual continua para el operario y hace de la realidad aumentada una tecnología realmente inmersiva, fácilmente instalable y aceptada por el trabajador para este tipo de aplicaciones. Brilla por su sencillez, puesto que únicamente con el uso de dos proyectores, un software específico y una cámara de visión es posible crear una experiencia de valor para el cliente.

Un incremento de la productividad del 5 %

Factores como la calidad, la capacitación o la productividad se ven optimizados. “Como retornos inmediatos tras el despliegue de la solución, hemos podido observar un incremento de productividad cercano al 5 % y una reducción del estándar de tiempos de fabricación del 6 %. Teniendo en cuenta que se trata de una solución para robustecer el proceso de montaje y reducir la tasa de errores humanos, este tipo de impacto positivo añade valor a la solución”, apunta.

Normalmente, para poder disfrutar de esta tecnología se requiere del uso de un dispositivo a través del cual se ve esta combinación de elementos reales y virtuales. Si llevamos su aplicación al mundo industrial y, concretamente, a las líneas de producción, esto es un hándicap para implantar una solución de realidad aumentada, puesto que a los trabajadores les restaría eficiencia. Del mismo modo, el uso de unas gafas de realidad aumentada para este tipo de aplicaciones durante una jornada continua de 8 horas no está aún muy logrado.

“Por eso, el objetivo de este proyecto es ayudar en el proceso de montaje de una manera muy visual y sencilla, sin tablet, sin gafas, solo con unos proyectores y un ordenador. En un montaje de más de cien pasos, este sistema es completamente operativo y puede extrapolarse a cualquier cadena de montaje”, concluye.