Paula Manjón, Business Manager de AKKA Techonolgies Spain: “El punto de vista femenino le da un valor añadido a una carrera técnica”

Paula Manjón tiene 29 años y hoy es Business Manager en AKKA Technologies Spain. Empezó a trabajar en la compañía hace poco más de tres años y medio como consultora y ya ha pasado por toda la cadena de evolución. Hay pocos objetivos profesionales que no sea capaz de cumplir, a pesar de encontrarse en un entorno laboral dominado por los hombres.

Por dar algunas cifras precisas de AKKA Technologies España, De 669 empleados, 207 son mujeres (este dato supone que el 31% de los empleados de AKKA son mujeres, está por encima de la media de mujeres que estudian carreras técnicas 29 %, ya que prácticamente todos nuestros empleados son ingenieros menos en las áreas de soporte). Paula también lo es. Ella estudió ingeniería aeronáutica y se especializó en motores, algo nada habitual para una mujer.

AKKA Technologies Spain nos sentimos orgullosos de poder mostrar al sector que a pesar de que las cifras no son equilibradas por la ausencia de una gran cantidad de mujeres realizando estudios STEM, nosotros hemos colocado a muestras empleadas en el lugar que merecen. De 6 Business Line Directors, 4 son mujeres y el comité de dirección lo forman 2 hombres y 2 mujeres.

¿En qué consiste tu trabajo en AKKA Technologies España?

Tiene dos patas. Por una parte, yo gestiono siete equipos de área de operaciones de vuelo y mantenimiento. Por otra, está la parte más orientada a ventas para que los equipos crezcan.

¿Qué proporción de chicos y de chicas había en tu clase?

Éramos unas 100 personas y de ellas no había más de 15 o 20 chicas. En la carrera el porcentaje de mujeres era de entre 23 y 26 por ciento.

¿Qué te llevó a estudiar una carrera tan técnica? ¿Fue por vocación?

Siempre fui de ciencias y me gustaban las Matemáticas y la Física. En mi familia no había ningún ingeniero aeronáutico, pero yo tuve claro que quería hacer ingeniería. Sin embargo, no fue hasta que terminé la carrera que estuve segura de que lo que había estudiado era lo que realmente me gustaba.

¿Alguna vez te sentiste infravalorada por tus compañeros o tus profesores?

Nunca, aunque sí es cierto que a los profesores mayores les costaba interactuar con las chicas. Hoy para mis compañeros de trabajo soy una persona más. He aprendido a entender mejor a los hombres en todo este tiempo de formación y trabajo.

¿Son muy diferentes a las mujeres del sector?

Una cosa que te enseña la aeronáutica y la ingeniería es que puedes ser el mejor de tu clase en el instituto, pero llegas a la universidad y te das cuenta de que todos son como tú.

¿Cómo fue tu primera experiencia trabajando con hombres? ¿Notaste siempre un trato de igual a igual?

En el departamento donde yo estaba eran todo chicos menos una ingeniera. Noté un trato más cercano con la chica, pero a medida que iba teniendo más experiencia laboral eso pasaba menos. Cuando hombres y mujeres llevan años trabajando en esto la diferencia es cada vez menor.

¿Alguna vez se te cuestionaron decisiones por el hecho de ser una mujer?

Sí, daba la sensación de que mis decisiones las tenía que aprobar todo el mundo por ser las decisiones tomadas por una mujer. Cuando yo he mandado un proyecto técnico se me preguntaba a mí más que a un chico.

¿Cuál sería la solución a eso?

Creo que la forma más efectiva de cambiarlo es esperar alguna generación más y demostrar que valemos lo mismo que ellos.

¿Te dio miedo enfrentarte a tu trabajo en AKKA al principio?

Me dio pánico, pero el acompañamiento siempre fue maravilloso. Ha sido un salto grande, pero siempre acompañada.

¿Cómo animarías a todas esas chicas que no se atreven a estudiar la carrera de sus sueños por no enfrentarse a un mundo de hombres en el mercado laboral?

Por ser menos somos en cierto modo las que estamos abriendo más caminos. Las cosas son cada vez más racionales y mejores. El punto de vista femenino le da un valor añadido a una carrera técnica, que no es ni mejor ni peor. Creo que en estas carreras técnicas si tú vales siempre se te va a reconocer, independientemente de tu género.